PARAFINA, INFRARROJOS Y TRACCIÓN CERVICAL

Parafina

La parafina es una terapia indicada en el tratamiento de las enfermedades del sistema locomotor causadas por inflamaciones, procesos degenerativos y traumáticos, así como para las terapias postraumáticas, también puede utilizarse para el calentamiento de determinadas zonas antes de la realización de manipulaciones o ejercicios. La termoterapia a base de parafina contribuye a aliviar el dolor y la rigidez en las articulaciones afectadas y estimula la circulación sanguínea local, relajando los músculos, lo que hace esta terapia especialmente recomendable antes del ejercicio, masaje, etc.

Infrarrojos

La terapia a través de bombillas de infrarrojos emiten una luz roja coloreada adecuadamente por el cristal que rodea el filamento, el mayor efecto de elevación de temperatura se debe a una radiación electromagnética que no podemos ver. Aunque el grado de penetración en el cuerpo es de apenas milímetros, el aumento de temperatura local que produce es capaz de producir un aumento del riego sanguíneo en la zona de irradiación, este aumento perdura varios minutos tras el tratamiento. Los infrarrojos son un eficaz medio terapéutico en sí mismo y también se utilizan como una preparación para la aplicación de otros modelos terapéuticos como el masaje, la electroterapia, aplicación de ultravioletas o previo a los estiramientos o ejercicios de potenciación muscular, lográndose un precalentamiento de la zona a tratar o ejercitar, facilitando el proceso de recuperación o tratamiento fisioterápico. Al ser calor seco obtiene buenos resultados en patologías reumáticas crónicas y en patologías que cursan generando contracturas musculares tales como lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias. También resulta útil como medio para disminuir el dolor localizado. Está indicado en el aparato respiratorio, laringitis, bronquiectasias, pleuritis.

  • En el sistema nervioso, neuralgias, neuritis y espasmos de origen central.
  • En el aparato locomotor, en patologías como la artritis, artrosis, contusiones musculares y articulares, esguinces, desgarros musculares.
  • En el aparato digestivo, se puede utilizar para el tratamiento en dolores gástricos, cólicos.
  • Aparato urogenital: cistitis, nefritis, litiasis y en enfermedades metabólicas, como la obesidad y sobre la piel, en procesos inflamatorios.

Tracción cervical

La tracción cervical es un método terapéutico que se basa, como indica su nombre, en la tracción o estiramiento de la columna cervical. La tracción actúa de manera pasiva y activa. Pasiva a través del reposo, al eliminar la carga excesiva. De manera activa, a través de la descompresión positiva del segmento vertebral. Así se tiene que una sesión de tracción de corta duración puede ser tan beneficiosa, como un reposo de 3 días. O sea, la tracción va a facilitar la descompresión de estructuras, así como la flexibilidad de elementos para garantizar la amplitud del movimiento.

FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA SEGURA

  C/ Río Segura, 21 - Cerca del antiguo hospital de Móstoles,
Móstoles, 28935, (Madrid)

  91 646 77 36

  656 683 636